Tengo el colesterol alto, ahora qué hago?

El colesterol es un tipo de grasa que participa en muchos procesos fisiológicos importantes como procesos celulares, digestivos y hormonales, entre otras funciones. Nuestro hígado es capaz de producir el colesterol necesario para nuestro organismo, sin embargo, a través de la alimentación podemos recibir una cantidad adicional de esta sustancia que, en muchas ocasiones, es perjudicial para la salud, sobre todo para el corazón.


El origen de su aumento en sangre viene derivado principalmente de un elevado consumo de alimentos altos en colesterol, de grasas saturadas y grasas trans ingeridas en la dieta. En otros casos es nuestro hígado quien produce más colesterol del necesario y ésta es otra de las razones por las que se eleva en sangre, principalmente cuando hay factores hereditarios.



Colesterol "bueno y malo"

Para que el colesterol llegue hasta las células, requiere un transporte a través del riego sanguíneo. Para ello, existen dos lipoproteínas, las LDL, también llamado 'colesterol malo', y las HDL, las que llamamos 'colesterol bueno'.


El problema del colesterol 'malo' o LDL es que, en exceso, se acumula en las arterias y dificulta el tránsito de oxígeno a través de la sangre, lo que dificulta a su vez, el trabajo del corazón y del cerebro. La acumulación de estas grasas en los vasos sanguíneos se denomina arterosclerosis. Aparte de los riesgos de infarto, existen otras patologías cardiovasculares graves ligadas al exceso de colesterol.


Por su parte, el colesterol 'bueno', o HDL, ayuda a disminuir el colesterol 'malo' que se acumula en las paredes de las arterias, por lo que mantenerlo elevado en sangre siempre es positivo como factor protector. El tabaquismo, el consumo de alcohol, la obesidad y el sedentarismo son causas frecuentes de la falta de HDL.


RECOMENDACIONES NUTRICIONALES:

  • Evita el exceso en el consumo de grasas saturadas; éstas se encuentran en gran cantidad en: vísceras (riñón, hígado, corazón), embutidos, crema dulce, mantequilla, natilla, manteca, queso crema, mayonesa, aderezos, tocino, paté. En general todos los alimentos de origen animal contienen en mayor o menor medida colesterol.

  • Evita consumir en exceso carnes rojas (limita su consumo a máximo 2 veces por semana, a menos que el médico tratante te de otra indicación) y no excedas el consumo de mariscos que también son altos en colesterol.

  • El aguacate tiene propiedades para disminuir el colesterol total, el LDL y aumentar el HDL por lo que puedes incluirlo en tu dieta; puedes usar una cucharada de aguacate o aproximadamente ¼ de unidad, ya que es fuente de grasa “saludable”.

  • Consume pescado (prefiere salmón, sardina, caballa, atún, bonito, arenque, jurel), de dos a tres veces por semana. Por su contenido de ácidos grasos omega 3 te ayudarán a mejorar tu perfil de lípidos, tanto de colesterol como triglicéridos.

  • Y por si tienes dudas con respecto al consumo de huevo, son muchos los estudios que actualmente reafirman que el consumo de huevo NO es el causante de los niveles elevados de colesterol en sangre. Por lo tanto, puedes consumir un huevo a diario tranquilamente ya que es un alimento altamente nutritivo.


FACTORES PROTECTORES

Además de estas recomendaciones nutricionales sugeridas también es importante ayudarle al organismo con alimentos protectores del corazón y que además eviten el aumento del colesterol en sangre. Por ejemplo:

  • El uso de “grasas buenas” resulta beneficioso para la salud del corazón, por lo tanto consumir nueces, semillas, aceitunas y aceite de oliva, será de gran beneficio por su contenido en ácidos grasos omega 3.

  • Alimentos como manzanas, frijoles, garbanzos, lentejas, maíz y avena integral contienen fibra soluble que ayuda a disminuir los niveles de colesterol total y LDL.

  • Agregar bastante ajo a todas tus comidas evitará el daño del colesterol LDL sobre las arterias debido a los compuestos tioles que contiene.

  • Consumir alimentos de color morado como las uvas, cebolla morada, remolacha y berenjena traerá disminución en los niveles de colesterol por su contenido de flavonoides.

  • Las semillas de linaza, chía y quinoa son ricas en omega 3 y 6, se recomienda consumir a diario 1 cdta para mejorar su perfil de lípidos.

  • Incluye siempre frutas y vegetales en tu alimentación diaria, su aporte de fibra así como de antioxidantes, minerales y vitaminas mantendrá tu organismo protegido y limpio.

  • Y finalmente, la principal recomendación no dietética es la práctica regular de actividad física como el mayor aliado en la disminución del colesterol malo y aumento del bueno. Se recomienda realizar 30-45 minutos diarios de cualquier ejercicio físico para proteger tus arterias del colesterol.



(506) 8352-3803

info@balancevital.net 

San José, Costa Rica

Síguenos:

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon

© Derechos Reservados BalanceVital 2019

LOGO BALANCE VITAL_2019-01.png