Mi vida con Diabetes

Cuando llega ese diagnóstico, tan poco deseado, no queda más que hacer cambios en la alimentación, para muchos, cambios drásticos, pero cambios que sin duda te permitirán sobrellevar tu enfermedad y mantener tu diabetes controlada, gozando de buena salud.


Tener diabetes significa que tu nivel de glucosa en la sangre (que frecuentemente se llama “azúcar en la sangre”) se encuentra regularmente fuera de los valores normales, siendo por lo general, demasiado altos. En la sangre siempre hay algo de glucosa porque el cuerpo la utiliza como fuente de energía, pero cuando existe en exceso, se vuelve perjudicial para tu salud.



Hay tres tipos principales de diabetes: tipo 1, tipo 2 y diabetes gestacional. La diabetes tipo 2 es la más común, y representa aproximadamente del 85% a 90% de todos los casos. Se relaciona con factores de riesgo modificables como la obesidad o el sobrepeso, la inactividad física, y las dietas con alto contenido calórico de bajo valor nutricional.


Mientras que la diabetes gestacional se presenta solo en el embarazo, la diabetes tipo 1 tiene causas genéticas donde el páncreas (encargado de producir insulina) esta incapacitado total o parcialmente para producir esta hormona (la insulina) y son los casos en que la misma debe ser inyectada.


La glucosa proviene de los alimentos que comemos y también es producida en el hígado y los músculos. La sangre transporta la glucosa a todas las células del cuerpo. La insulina por su parte, es la hormona que se encarga de ayudar a la glucosa de los alimentos a entrar a las células. Si el cuerpo no produce suficiente insulina, o si la insulina no funciona de forma adecuada, la glucosa no puede entrar en las células, y entonces el nivel de glucosa (azúcar) se queda en la sangre y se eleva demasiado, causando la diabetes.


Los niveles normales de glicemia o azúcar en la sangre, son:

- En ayunas: de 70 a 100 mg/dl.

- Dos (2) horas después de comer: menos de 140 mg/dl.

Se considera Prediabetes cuando los niveles de azúcar en sangre se encuentran entre 101-125 mg/dl y si tus valores en ayunas son superiores a 126 mg/dl es entonces cuando recibirás un diagnóstico de Diabetes.


Es por ello que una vez que has sido diagnosticado con diabetes, tu alimentación va a requerir una distribución asignada por tu nutricionista que contemple la correcta cantidad y calidad nutricional de cada grupo de alimentos según tus requerimientos individuales.


Sin embargo, a manera general debes saber que todo diabético debe ELIMINAR de su dieta los siguientes alimentos: azúcar de cualquier tipo (blanca, crudo, morena), miel, jalea, siropes, confites, chocolates, dulces en general y alimentos que lo contengan. Además, el consumo de carbohidratos (harinas) deberá ser moderado y distribuido en pequeñas porciones a lo largo del día, evitando comer en exceso harinas blancas y refinadas como pan blanco, pastas, reposterías, galletas, etc.


Si acabas de ser diagnosticad@, mi mejor consejo es que visites un nutricionista para que recibas la orientación adecuada y logres mantener siempre un control de tu alimentación y tu medicación, y logres llevar una vida sana y equilibrada, y una diabetes controlada.






(506) 8352-3803

info@balancevital.net 

San José, Costa Rica

Síguenos:

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon

© Derechos Reservados BalanceVital 2019

LOGO BALANCE VITAL_2019-01.png